19 de agosto de 2016

1 DE CADA 3 HOMBRES TIENE SU SEMEN INFECTADO POR CLAMIDIA



INSTITUTO TALADRIZ - El más completo y recomendado - www.InstitutoTALADRIZ.com.ar



Uno de cada tres hombres tiene el semen infectado por clamidia

Es una bacteria que no da síntomas, pero puede provocar abortos espontáneos

El semen de uno de cada tres hombres sexualmente activos en América latina está infectado con la bacteria de transmisión sexual más prevalente en el mundo: la Chlamydia trachomatis, que eleva a casi el 60% las probabilidades de que la mujer sufra abortos
CLAMIDIA.
espontáneos.


"Esta prevalencia es muy elevada, porque la mayoría de las veces la clamidia se presenta de forma asintomática o con síntomas leves que pasan desapercibidos para quien la padece", señala a LA NACION el doctor Gustavo Gonzales, vicedecano de la Facultad de Ciencias y Filosofía de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, en Perú, y autor principal de una revisión sobre el impacto de la infección en los varones latinoamericanos en la que participó un equipo argentino.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se diagnostican unos 92 millones de casos de clamidia, con una incidencia mayor en los países en vías de desarrollo.

"La problemática latinoamericana es diferente a la de los países desarrollados: la promiscuidad, la falta de hábito en el uso del preservativo y hasta la falta de una adecuada higiene hacen que las infecciones de transmisión sexual sean mucho más frecuentes", afirma la inmunóloga Alicia Mazzolli, ex investigadora del Conicet y asesora científica del Centro Inmunológico de Esterilidad y Reproducción (Ciser).

Mazzolli y la doctora Graciela Kortebani, inmunóloga del Hospital Durand y directora del Ciser, representaron a la Argentina en este trabajo multicéntrico, en el que participaron investigadores de Chile, Venezuela, Colombia, México y Alemania.

La falta de síntomas en el 50% de los casos hace que la infección pase inadvertida y no se tomen los cuidados necesarios para prevenir su contagio. En las mujeres, la ausencia de síntomas se eleva al 70 u 80% de los casos.

Las señales más comunes que da la clamidia son ardor o molestias durante la relación sexual. También, al pararse después de estar mucho tiempo sentado, el hombre puede tener una sensación de pesadez a la altura del suelo pelviano (periné).

"El avance de la infección puede producir esterilidad y abortos -indica Mazzolli-. Las parejas deben saber que no se pierden embarazos por mala suerte, por lo que se debe hacer un diagnóstico, en especial del sistema inmunológico, que suele rechazar el embarazo cuando hay una infección."

Los abortos suelen ocurrir en el período de anidación, es decir, en los primeros tres meses de gestación. Se estima que alrededor de la mitad de los embarazos se pierden de manera espontánea y en etapa temprana.

Cuestión de pareja

Para contrarrestar las consecuencias de la clamidia, el tratamiento de la infección debe ser considerado una cuestión de la pareja y no sólo de uno de ellos. Según los investigadores, basta con que uno de los dos esté infectado para que las probabilidades de que la mujer tenga abortos espontáneos alcancen el 59,4 por ciento.

"El problema es para ambos -afirma el doctor Gonzales-. El tratamiento debe darse a la pareja, pues si se detecta y se trata sólo en el hombre, la mujer actúa como reservorio. Entonces, cuando el varón deja el tratamiento, se vuelve a infectar de su pareja. Y si se detecta en la mujer y se trata sólo a ella, cuando termine el tratamiento se volverá a infectar de su pareja."

"Muchas veces se lo detecta en el semen, pero no en el moco cervical de la mujer", agrega Kortebani.

El tratamiento tiene dos pilares: los antibióticos y el cuidado con preservativos hasta que finalice el tratamiento. También, pesa la actitud del especialista: "Hay que ir a buscar la infección -insiste Mazzolli-. Si uno no la encuentra en el cultivo del moco, no hay que conformarse, sino comenzar a indagar en los anticuerpos, porque puede no darse en el cuello del útero, sino también en el peritoneo, en el endometrio o en las trompas."

En el espermograma, según las inmunólogas del Ciser, hay parámetros indirectos a través de los cuales un lector experimentado de muestras puede reconocer la presencia de la bacteria. Entre ellos, el pH alcalino, un aumento en la viscosidad o una mayor cantidad de células redondas del semen, que aparecen aunque no haya síntomas y aunque el resultado del estudio sea negativo. Se estima que entre el 60 y 70% de los cultivos con resultado negativo son falsos negativos.

"La clamidia nos interesa por varias razones: es asintomática en alto porcentaje, los espermogramas pueden dar un falso negativo y es una bacteria abortadora", sintetiza Mazzolli, miembro de la Sociedad Argentina de Inmunología y de las sociedades estadounidenses de Inmunología en Reproducción y de Fertilidad y Esterilidad.

De no tratar la infección y si el embarazo llega a término, aquélla alcanzará al bebe, que la contrae en el momento del parto. Entre el 25 y el 50% de los casos, los recién nacidos desarrollan conjuntivitis, mientras que entre el 10 y el 20%, neumonía.

Los resultados del trabajo, publicados en la revista Andrologia, son un llamado de atención sobre el factor masculino en la infertilidad de la pareja. "Se suele asumir que la que pierde los embarazos es la mujer porque el hombre ya embarazó -dice la doctora Mazzolli-. Sin embargo, si bien ella es la que finalmente muestra la pérdida, no necesariamente es la causa." .

FUENTE: lanacion.com

17 de agosto de 2016

LA VICTORIA DE LAS BACTERIAS. INEFICACIA DE LOS ANTIBIÓTICOS



INSTITUTO TALADRIZ - El más completo y recomendado - www.InstitutoTALADRIZ.com.ar

La victoria de las bacterias

La medicina es como la geología. No progresa de manera paulatina, sino que se estanca durante largos lapsos, puntuados por breves periodos de creatividad. Y de muerte. La
Las bacterias se vuelven resistentes a los ATB
duplicación de la esperanza de vida durante el siglo XX —de los 40 a los 80 años en los países occidentales— tuvo solo tres causas de excepcional importancia: el saneamiento de las aguas, los programas de vacunación y los antibióticos, desarrollados a partir de la penicilina de Fleming en la II Guerra Mundial. Pero los antibióticos se están muriendo de éxito porque los usamos tanto que hemos forzado a las bacterias a evolucionar para neutralizarlos. La era de Fleming puede estar tocando a su fin. Y aún no tenemos un buen relevo.


Que los antibióticos dejen de funcionar no implica que vayamos a volver a las eras oscuras de la lepra, el cólera y la tuberculosis, cuando la forma más sofisticada de guerra bacteriológica consistía en tirar una vaca infectada por encima de las defensas (no se rían: la peste negra que masacró Europa en el siglo XIV pudo muy bien empezar así). Las pandemias bacterianas que cambiaban el curso de la historia no volverán. No al menos mientras no arruinemos el alcantarillado y las campañas de vacunación.

Pero eso no resta un ápice de gravedad al problema. El año pasado murieron 700.000 pacientes en el mundo por culpa de la resistencia a los antibióticos y, de seguir las tendencias actuales, alcanzaremos los 10 millones en 2050. Lo peor de estos cálculos, sin embargo, es que obviamente no pueden tener en cuenta lo impredecible, y la tasa de evolución de las bacterias encaja en esa categoría. La evolución microbiana es bastante rápida cuando el entorno lo exige. Y el abuso de los antibióticos ha creado ya ese entorno. No solo en el mundo desarrollado, sino también en la parte del otro mundo que ha empezado a importar nuestras costumbres.

Hay hechos que son noticia porque acaban de ocurrir en el último día, y luego caen en el olvido con la misma rapidez. La resistencia a los antibióticos es noticia por todo lo contrario. Su percepción es tan antigua como la primera utilización extendida de la penicilina, durante la II Guerra Mundial. El mismo Ernst Chain que, junto a Walter Florey, purificó la penicilina y la llevó a sus primeros ensayos clínicos, descubrió ya en los inicios de los años cuarenta una enzima, la beta-lactamasa, que era segregada por otras bacterias y destruía el antibiótico con eficacia.

Los antibióticos matan a las bacterias, no a los virus ni a los hongos

La invención de los antibióticos fue un golpe de genio de Fleming, Chain, Florey y los demás clásicos del género. El final de la era de los antibióticos, sin embargo, se debe más bien a un mal hábito masivo, un paradigma de la estupidez colectiva, donde médicos, farmacéuticos y pacientes —es decir, todo el mundo— han colaborado durante décadas para arruinar la eficacia de una de las herramientas esenciales de la medicina moderna.

La situación ha ido empeorando paulatinamente hasta llegar a la calamidad actual. Los CDC de Atlanta (centros para el control de enfermedades de Estados Unidos, una referencia mundial en el sector) han calculado que los casos de sepsis (infección generalizada) aumentaron de 620.000 (en 2000) hasta 1,14 millones (en 2008) solo en EE UU, con el número de muertes superando las 200.000 en ese año, y todo indica que la tendencia se ha mantenido en el último decenio. Estados Unidos, obviamente, no es el país del mundo que está peor en esta cuestión. Solo es el que se ha tomado más en serio la obtención de datos al respecto.

Sigamos con los datos duros, que son el fundamento de toda comprensión del mundo. Una revisión sobre la resistencia a los antibióticos encargada por el Gobierno británico al anterior economista jefe de Goldman Sachs, Jim O’Neill —más conocido en la City como Lord O’Neill—, la mortalidad que causarán las bacterias resistentes de seguir las tendencias actuales arrancará un mordisco del 3% al PIB mundial hacia mitad de este siglo.

Es verdad que estos cálculos se parecen demasiado al augurio, de finales del siglo XIX, de que las calles de Londres estarían cubiertas bajo estratos de excrementos de caballo en unas pocas décadas. Pero recuerden que la amenaza de los excrementos no fue refutada por la filosofía, sino por la tecnología: la invención del automóvil. Del mismo modo, solo la ciencia podrá salvarnos de los negros augurios que pesan sobre la medicina de las infecciones.

Entre las mayores amenazas que se ciernen sobre la eficacia de los antibióticos, tal vez sea la ignorancia la más dolorosa. Un Eurobarómetro del mes de junio reveló que la mitad de los españoles no sabe para qué sirven los antibióticos. Quizá no por casualidad, España es el país de la UE donde más crece el uso de estos medicamentos. El atraso secular de la ciencia en este país tiene estas consecuencias, y otras aún peores.

Sobre esta cuestión hay dos lecciones necesarias, la fácil y la difícil. La fácil es que los antibióticos matan a las bacterias, no a los virus ni a los hongos, y que por tanto no sirven de nada contra la mayoría de las enfermedades contra las que se los receta en todo el mundo desarrollado. Los médicos saben esto, por supuesto, pero tienden a curarse en salud ante el riesgo de que se les agrave un paciente. Y esto no daña al paciente, ni por tanto al médico, pero sí a la sociedad en su conjunto, que se ve cada vez más expuesta a las bacterias resistentes creadas por ese paciente y ese médico.

El año pasado murieron 700.000 pacientes por culpa de la resistencia a los antibióticos 

El problema no está solo en los hospitales, las farmacias y los centros de salud. Una parte significativa de las resistencias a los antibióticos se debe a unas prácticas ganaderas discutibles, incluso en el contexto de los tratados transatlánticos de libre comercio. Una práctica común de los ganaderos es echar antibióticos a los piensos. No porque sus vacas estén enfermas, sino porque las hacen crecer más deprisa. La UE tiene unas regulaciones más estrictas que EE UU sobre estos antibióticos agrícolas. El problema es que las bacterias resistentes no necesitan pasaporte.

Los científicos están trabajando en la próxima era de la medicina contra las enfermedades infecciosas. Pero si hay un rasgo que caracteriza a los grandes avances científicos es que son impredecibles. Mientras llega la próxima penicilina de Fleming, será mejor que nos comportemos como racionalidad. Aunque ese no sea nuestro fuerte, realmente.

FUENTE: elpais.com